31 julio 2010

Por las nubes
















































A falta de flores, de árboles retorcidos o de cowboys arrugados fumandose un marlboro sobre un caballo lo mejor que puedes hacer para dar vida a una foto de paisaje es meterle unas nubes cuanto mas dramáticas mejor. Las fotos que aquí veis las tomé hace unos días desde un rincón increíble al que llegué después de dos horas de caminata por algunos de los bosques y lagos mejor conservados de la zona. Me instalé en un rellano que encontré en un lomo situado al limite altitudinal del bosque y mi intención después de tomar unas cuantas fotos era de pasar la noche al raso, sin tienda, durmiendo bajo las estrellas. Había hecho un día magnífico y la luna casi llena prometía una noche mágica. Al anochecer, cuando ya estaba de irme al sobre, unas nubes oscuras con aparato eléctrico aparecieron del sur y poco a poco se fueron acercando hacía mí. En la posición en que le hallaba y sin tienda decidí que lo mejor sería irme por piernas si no quería arriesgar el quedar convertido en carbonilla. Después de dos larguísimas horas haciendo campo través bajo la amenaza de rayos y truenos, y coyotes aullando en la distancia, justo cuando llegué al coche que los cielos se abrieron y empezó a diluviar. Pasé la noche oyendo el tintinear de la lluvia en la chapa del coche, pero por lo menos me salvé de lo que hubiera sido una noche épica bajo los elementos.

1 comentario:

  1. Completamente de acuerdo, aunque las "nubes dramáticas" nunca parecen estar cuando se las necesita...
    Ya al margen: ¿te has dejado caer por el Crankworx Slopestyle? Ya sé que no es tu estilo, pero molaría ver tus fotos del evento y leer tus textos sobre esa disciplina tan diferente de la bici de monte.
    Saludos, Xavi.

    ResponderEliminar