24 julio 2009

Allá en el lago helado




Acabo de regresar de pasar tres dias perdido por las montañas circundantes y estoy cargado de una energía vital y positiva con la que aprovecho para escribir unas lineas. Llevaba unos días haciendo mucho calor (cerca de los 30ºC) por aquí en Crested Butte (aúnque no como lo esta haciendo en España) y subir para arriba hacía el fresco de las alturas me atraia como un imán.

Acabé acampando en un lago todavía medio helado que parecia un granizado de limón, es una joya que descubrí hace un año cuando lo avisté de lejos desde una de las cimas de la zona. El lago se halla a 3800mt de altura en una vieja cubeta glaciar rodeada de picos y morrenas rocosas y es un rincón al que solo se puede llegar campo través y a veces siguiendo primitivos senderos que los elk y los osos utilizan en sus deambulaciones, primero por frondosos bosques de abetos y luego por terreno alpino. Desde allí me subí a un par de picos que dominan el lago, las cumbres no son muy dificiles pero son de mal hacer porqué los roquedales son muy inestables y empinados.

Algo que siempre me sorprende es que a pesar de la altura y del mundo mineral que aparentemene lo domina todo siempre te topas con una diversidad de flores alpinas que crecen en cualquier grieta o allí dónde puedan meter raices. Son como astronautas colonizando planetas hostiles pero en realidad forman parte de un complejo ciclo natural en el que las defecaciones de los animales salvajes (elk, cabras monteses, marmotas, pikas, etc) sirven de abono y a su vez las plantas aceleran la descomposición de las rocas y ofrecen mas alimento.

Por supuesto me olvidé de agarrar un libro y me pasé muchas horas rascándome los cataplines, pero de eso se trataba, de relajarse, contemplar el paso de las nubes y el movimiento del hielo en el lago. Necesitaba un poco de relax. Esa misma semana antes hice mi primer trabajo de fotografo oficial en una boda y no veas los nervios. Por fortuna todo fue bien y pillé todos esos momentos cruciales como el intercambio de anillos, el primer beso y el corte del pastel. Vaya movida.

Lo primero que hice ayer cuando llegué a casa fue enterarme de como iban las cosas en el tour y para mi regocijo ví que Contador hizo escabechina en la contrareloj, lo cuál me anima a celebrarlo con una buena machacada en bici.

Hasta pronto y a disfrutar del verano.

Xavi Fané

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada