22 junio 2009

De equilibrista por la vida



Este pasado fin de semana estuve haciendo el
seguimiento fotográfico de una triatlón de montaña en una bonita zona llamada Buffalo Creek,
cerca de Denver. Es una faena que llevo haciendo de hace 3 años y que siempre anticipo con cierta excitación. En parte porqué es una oportunidad para pasar el fin de semana con mi amigo, y también fotografo, Raynor Czerwinski, un chaval que tiene un estilo "zen" de ir por la vida que a mi me empapa de positividad y pasión por la vida. Siempre que acampamos juntos el se trae el material
para montar una cuerda floja entre un par de árboles y se pasa el rato haciendo equilibrios. Claro está, yo también lo intento, pero llego a dos segundos como mucho.
La triatlón de Buffalo Creek no es una triatlón de nivel mundial ni mucho menos, pero por estar cerca de Denver atrae a un importante nº de corredores. Hay triatletas de 75 años y de 6, y todo el mundo parece estar la mar de feliz poniendo a prueba sus capacidades físicas y mentales, por lo que el buen rollo siempre cunde en el aire. Mientras saco fotos en algun lugar del circuito, es impresionante el nº de gente que sale sacando una sonrisa para la cámara, incluso en los momentos mas duros de la prueba. Y es que siempre deberiamos de recordar que no importa lo mal que uno lo pase, siempre es porqué es algo que ha decidido uno mismo como opción. No como mucha gente que pasa hambre o le vuelan los sesos en el mundo.

Xavi Fané

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada