02 junio 2011

Pies para que os quiero!

Como atleta me atrae la simplicidad de correr a pie y cómo fotógrafo su estética pura y dinámica.  No hay que lubricar cadenas ni vigilar la presión de los neumáticos o del amortiguador, ni llevar casco,  y lo mas seguro es que si te das un tortazo será menos serio que si lo haces con la bici. Eres tu, unas zapatillas y poco mas. En torno, canjeas adrenalina por simplicidad, capacidad de contemplación y conectas con tu ser mas primitivo y ancestral (aunque no se si eso tiene ningún sentido en la practica) . En pleno verano cuando aquí los senderos de mtb alcanzan su auge de uso, siempre quedan senderos mas recónditos, técnicos o demasiado empinados para rodarlos en los que corriendo sabes que raramente si te toparás con una persona. No tengo intención de convertirme en un engendro ultramaratónico y procuro no pasarme, solo corro en los meses de verano, raramente voy mas allá de las dos horas y salgo un par de días a la semana de promedio, de esa manera logró disfrutar de la sinergía que me ofrecen ambos deportes.

Las fotos las saqué entre ayer y hoy, utilizando un disparador remoto. Como podéis la primavera se está desenroscando de forma magnífica y yo hasta llevo puestos pantalones cortos! (toda una novedad)


La euforía de lo simple.

Bucolismo primaveral.

Al final resistí la tentación y les perdoné la vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada